Tiempos de cambio y cambio de paradigma de gestión de personas

Probablemente te habrán enseñado que la racionalidad y los números es lo que permite gestionar y hacer funcionar las organizaciones.

Esta no es una mentira más sobre el funcionamiento de las organizaciones es la mentira más peligrosa en la era de la innovación.

Las empresas necesitarán cada vez más las ideas de las personas, de su colaboración para la inteligencia colectiva, de su compromiso, es decir, necesitarán cada vez más sus emociones.

Pero, el cambio y su exigencia provoca desorientación y emociones negativas: se cambian las prioridades,  nuevas demandas que desconfiguran lo que personas creían que era su trabajo, las reglas y su organización,….

Cada vez más personas comienzan a sentirse superadas por la incertidumbre.

Por ello se necesita un nuevo paradigma en el que la gestión de las emociones empresariales, la clave del cambio,  sea la clave del éxito empresarial.

Gestionar el cambio, provocar y acelerar la innovación, la única forma posible de supervivencia empresarial, es básicamente un proceso pasión, de gestión talento colectivo más emocional que racional.

Los líderes no sólo  deben perseguir la comprensión, el cerebro de las personas, sino la generosidad y creatividad, generar emociones positivas, sus corazones.

El  nuevo liderazgo creador de nuevas culturas innovadoras que será el motor de la nueva competitividad será básicamente emocional.

Los profetas de la Era de la Innovación ya han anunciado el fin de las Sociedades sin Alma que serán substituidas por las organizaciones que crean emociones positivas como el entorno donde nace la inteligencia colectiva.

¿Que está haciendo tu empresa para conseguir el compromiso y la inteligencia colectiva de las personas?

Anuncios